¡Welcome to Barrio Mapocho!

Un lugar donde te impregnas de la cultura chilena. A place where you go insie the chilean culture.

Crónica 12/08/2009

Filed under: Uncategorized — enmapocho @ 22:32

Una esencia insoportable

Camino por algunas calles de un barrio muy antiguo en el cual se logra percibir que sus construcciones son muy antiguas, muchas tienen sus puertas oxidadas y la pintura que decora las paredes está descascarada. Las casas, que ahora están convertidas en ferreterías, almacenes y hasta night club se encuentran bastante deterioradas y éstas poseen colores bastante toscos, los que hacen que todo se vea aún más sucio y descuidado. Se pierde totalmente el maravilloso estilo rococó que caracterizó muchas casas de la época de la aristocracia chilena.

La gente que habita este lugar tiene un carácter muy peculiar, es de una sencillez enorme, es muy cálida al momento de cruzar palabras y tienen una alegría que se desborda y se convierte en grandes sonrisas y fuertes carcajadas. Paso por calles y distintos locales, la gente sale de ellos para ofrecerte sus productos, te presta su ayuda y te atiende. Te saludan al pasar de una manera muy cordial.

Después de una larga caminata al ritmo de la cumbia que sale desde el Mercado Central, llego a la intersección de las calles Santa María con avenida Independencia. Algo llama mucho mi atención. Son alrededor de seis carros los cuales tienen una plancha de aluminio como techo, ruedas para poder transportarlo y una gran hoya, para poner ahí el aceite y freír las sopaipillas.

Lo particular es que estos carros se encuentran al principio de la cuadra, se ubican por ambos lados. Es decir, sólo dejan un pequeño espacio para que los transeúntes logren movilizarse entre estos carros hirviendo en aceite, que están listos para sacar unas enormes sopaipillas.

Me instalé varios minutos a observar el comportamiento de la gente, entre los que complejamente transitan por este pequeño espacio de un lado hacia otro y de quienes se ven tentados para adquirir este barato y poco saludable alimento. Al parecer estos vendedores tienen mucho éxito, se juntan varias personas entre hombre y mujeres, formando una fila para comprar. Llega un hombre más o menos de 30 años vestido de camisa y corbata, expresando su cansancio en su rostro y su gran apetito después de una larga jornada de trabajo. Compra tres sopaipillas y las llena de mostaza, su andar es un tanto lento ya que mientras avanza come y hace equilibrio entre el bolso que lleva y las sopaipillas que repletan sus manos. Él las disfruta, pero mientras sigo mirando a las personas me doy cuenta de que otros individuos demuestran al pasar el descontento de la gran concentración de olor a fritura que invade el final de la cuadra para quienes van hacia el metro Cal y Canto y como para otros que comienza la cuadra quienes se dirigen hacia la comuna de Independencia.

En definitiva el olor a fritura se apodera de esta cuadra de una manera invasiva dejando un pequeño espacio para el libre tránsito de las personas.

Cuando me alejo es notorio ver a la distancia cómo el aceite y sus residuos se hacen parte del ambiente de este lugar, dejando a las personas que sólo pasan por ahí, un desagradable olor como si hubiesen estado cocinando en su propia casa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s